Cartografiando la piedra

PiedrasFrente.jpg

Cartografiando la piedra

Representación deconstructiva de la naturaleza, a través del concepto de piedra. Trabajo con la piedra desde hace ya muchos años, las coloqué dentro de cajas que son objetos, en inclusiones de resina poliéster en esculturas, conjuntamente con placas de computadoras, etc.
Actualmente las fotografío, y trabajo sobre las copias interviniéndolas con tintas y fibras, que generalmente son de colores muy saturados y fluo. Esta intervención significa para mí pintar sobre la foto. De esta manera trabajo una tensión entre la fotografía y la pintura, poniendo en conflicto la categorización de las mismas.

Comencé a utilizar la fotografía porque sentía que los otros lenguajes no eran suficientes para expresarme. Pero no la uso como registro documental ya que las tomas son fuera de foco y además luego la altero con fibras.
Utilizo lentes de aumento para tomar la foto ya que las piedras son pequeñas, entran en mi mano, y las ampliaciones son a una escala mucho mayor.

Las piedras con las que trabajo son piedras de río, de las más comunes, en las uno piensa cuando todos dicen la palabra “piedra”; no piedras preciosas.
La sensación que siento al intervenir la foto es que estoy de alguna manera cartografiando la piedra, recorriendo los datos ancestrales de la piedra, marcando nuevos caminos, y al aproximarme encuentro otras lecturas otros universos, otros cosmos.
El proceso metafórico sería lo ancestral, el arquetipo de la piedra.
El proceso deconstructivo sería la intervención con marcadores sobre la fotografía.

Me interesa la piedra como arquetipo de la naturaleza, pero como el único elemento que perdura dentro ésta. En términos simbólicos es lo que no muta, lo que perdura y la forma que utilizo son redondas, con formas ovoide, y el huevo es el germen de todo lo que nace.
El hombre no perdura, lo que perdura es el alma, lo que nace y vuelve a nacer en el hombre es alma.

Mariángeles Blanco